Los relaves se vierten en el río y la vida de los aldeanos es difícil de vivir en paz