Por qué los guijarros no son fáciles de romper